miércoles, 21 de mayo de 2008

Asociación libre

Lo más cerca que estuve de Moscú fue cuando una tarde de sábado pisé la Iglesia Ortodoxa Rusa de San Telmo.

El edificio de cúpulas azules es una figurita difícil. Suele estar cerrado excepto cuando hay misa o cuando organizan visitas guiadas pagas algunos domingos.

Pero parece que ese sábado había un acontecimiento especial y sus puertas estaban abiertas. Apenas pasé el enrejado, vi una escalera; es que la Iglesia Rusa no tiene planta baja, el templo queda en el primer piso.

Cuando llego arriba y estoy por ingresar al templo propiamente dicho, una señora que estaba detrás de un mueblecito me frena, yo pensé que me iba a pedir una colaboración, pero no. Me equivoqué, prejuzgué. La señora me entrega un trapo escocés bien largo y me dice en perfecto castellano: “Ponételo arriba del pantalón”. Me envolví con el trapo que se transformó en maxifalda porque tenía una cuerda para atarlo a la altura de la cintura. Según la tradición las mujeres debemos usar pollera -larga- en la Iglesia.

El templo en sí no decía mucho, era pequeño y oscuro, lúgubre, rasgo distintivo de los recintos sacros.

Pero lo más llamativo era la ocasión por la que la Iglesia estaba abierta. Lo tengo que escribir en condicional porque nunca me acerqué demasiado para confirmarlo pero puedo decir que habrían estado velando a alguien. A cajón abierto.

La situación era escalofriante: mucha gente, muchas velas, y todos repitiendo a coro unas oraciones en un idioma desconocido por mí (estimo que era ruso), alrededor de un cajón abierto, donde supongo, descansaba un cadáver.

Me quise quedar un poquito para ver el ritual pero mucho no aguanté.

Me acuerdo de esta anécdota porque en unas horas se juega la final de la UEFA Champions League entre Manchester United y Chelsea, en Moscú.

Ojalá hoy la Iglesia Ortodoxa Rusa abriera sus puertas y colocase pantallas gigantes para ver a Carlitos Tevez, a Cristiano Ronaldo, a Frank Lampard, a Didier Drogba...

Sin dudas es un acontecimiento especial y bien vale la pena.

4 comentarios:

Pablo U dijo...

Yo creía que el dicho era "Vi luz y subí". Pero parece que vos subís cuando ves oscuridad.
En algo estamos de acuerdo, un poco de Pan y circo en vez de tanta ceremonia.

Saludos!!

AYE dijo...

Imaginate una pantalla gigante con el partido de la Champions en la Iglesia!! Jajaja, qué delirante.

vero dijo...

Que buen suspenso que has creado en el post.
La verdad que hay que tener coraje para quedarse en un lugar desconocido y encima un dia en donde se esta velando un muerto,yo no me hubiera animado.

Pablo U dijo...

Dale, contate otra cosa.