lunes, 5 de mayo de 2008

Regalo


Mis padres se fueron unos días a Tandil, a la Posada de los Pájaros, allí donde Boca hace la pretemporada. Allí también donde acuden en masa jubilados de privilegio que rondan los 80 años y se pasean en bata por todo el hotel. Según las palabras de mi mamá: “En los spa pasan cosas raras. Unos señores de 80 años van a desayunar en bata, almuerzan en bata, meriendan en bata y cenan, también en bata”. Mis padres no tienen 80 años ni tampoco usan bata pero se ve que quieren hacerse una idea de lo que les espera, si es que llegan a longevos.

En fin, después de unos días de descanso, el domingo ellos ya de regreso, los voy a visitar.

Mamá: -Te traje un regalo.
Yo: -Muchas gracias.
M: -Es una artesanía que le compré a un artesano de ahí. Espero que te guste.
Y: (Sin más preámbulos abro la bolsita y veo una pulserita plateada) -¡Qué linda! Muchas gracias.
M: (Intentando abrochármela) -El artesano que me la vendió me dijo que es de plata 900 y que la piedrita es de Cuba. Andá a saber si es verdad... Pero está original, ¿no? Me gustó el diseño, estas hojitas que le cuelgan...
Y: (Se me dibujaba una sonrisa pícara) -¿Sabés de qué son esas hojitas?
M: (Con una sonrisa cómplice) De marihuana supongo.

Y yo que pensaba que mis padres eran unos retrógrados...

2 comentarios:

AYE dijo...

Un día de estos hay que invitar a Stellita a alguna reunión!!!

Pablo U dijo...

Yo también apoyo la despenalización de las pulseritas.