jueves, 7 de agosto de 2008

Ruidos molestos


Ocho menos cuarto suena el despertador. Antes lo ponía siete y media, ahora lo corrí quince minutitos. Total, me termino levantando a las nueve, justo cuando empieza mi horario de trabajo. De la cama a la computadora no tardo más de un segundo, es que están en el mismo ambiente.

El despertador suena y yo lo toco para que se calle pero no lo apago, entonces vuelve a avisar que ya es hora de levantarse cinco minutos después, y diez, y veinte. No me levanto, sigo entredormida en la cama.

Hasta hoy pensaba que cuando dormimos no hay peor manera de abrir los ojos que con el sonido molesto del despertador. Pero hoy cambié de opinión.

Hoy, alrededor de las ocho y cuarto, ocho y media escucho:
-Eh, flaco, ¿qué hacés?
-La concha de tu madre.

Y corridas por el techo de mi casa, después un ruido de un cuerpo que impacta violentamente sobre una base sólida, como si alguien se hubiera tirado hacia otro techo y finalmente dos disparos. Todo eso entredormida, en la cama, ya sentada por el susto, sin saber bien qué hacer.

Evidentemente después de esto no me volví a dormir pero esperé hasta las nueve para levantarme, justo cuando me tocan el timbre. Era mi vecino que me pide disculpas por despertarme y me cuenta la sucesión de los hechos.

Ahora estoy tranquila pero qué miedo. Más tarde quizá venga la policía. De vuelta, qué miedo.

4 comentarios:

Inés Lerda dijo...

La última: la vecina de abajo se quedó sin teléfono. ¿Por qué? Porque el presunto ladrón que corría por el techo de mi casa se colgó de su cable de teléfono -emulando a Tarzán entre las lianas selváticas- para caer a otro techo y escaparse. La próxima subo la cámara y filmo una de acción.

Pablo U dijo...

Otra persona, quizá hubiese contado lo que pasó un poco antes, hasta que el ladrón llega ahí. Con esto quiero decir que es muy interesante la parte que elegís contar de la historia. Muy cinematográfico también.
La otra vez vi una película donde muestran 15 minutos de una persona tratando de resucitar a otra que se quiso matar con pastillas. Y no mostraba a la persona tomando pastillas. No tiene nada que ver pero me hizo acordar por cómo elegís lo que querés contar.
Por otro lado, me parece que este comentario es un poco largo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Si filmas la segunda parte se la podes vender a C5N o TN, ahora que nos vuelven a bombardear con el tema de la inseguridad.
Coincido, muy a mi pesar, con la opinion de pablo u sobre la parte elegida para contar y como esta contada

Random

Inés Lerda dijo...

¡Qué frustrante! Yo quería hacer cine de culto y vos me mandás a que le venda el material a la emisora de Dani o al canal del Grupo. Me siento mal.